El Jarocho Cuántico 52. El agua: ¿un recurso privatizado? o ¿un bien común y un derecho?

En los últimos años encontramos en México la determinación de empujar a la privatización de los organismos operadores de agua y saneamiento en sus diversas modalidades, desde concesiones integrales hasta asociaciones público-privadas. Uno de los temas tratados en éste suplemento es las limitaciones de la participación privada en los servicios de agua, exponiendo el caso de la ciudad de Aguascalientes, que fue la primera experiencia de privatización en México. También presentamos dos casos de privatización de organismos operadores: el caso de Saltillo donde Aguas de Barcelona (filial de la multinacional francesa Suez) se encarga del servicio, y el caso de Puebla donde Monex ostenta el 75% de las acciones. En ambos casos se han dado alzas en las tarifas y existe oposición social, ya sea por la poca claridad del proceso, el mal servicio o la falta de transparencia. Veracruz está abriendo sus puertas a la iniciativa privada con el reciente caso de la licitación otorgada a Aguas de Barcelona y Odebrecht en una asociación público-privada por 30 años del servicio de agua y saneamiento de la ciudad de Veracruz. Una parte central de la discusión es cómo en este contexto el derecho humano al agua, recientemente incluido en nuestra constitución, debe ser garantizado. 

El número completo lo puede ver aquí: El Jarocho Cuántico 52

Jarocho Cuántico 51

Este número de El Jarocho Cuántico se origina en el II Simposio “Riesgo Social y Vulnerabilidad Ambiental” que se realizó  en la ciudad de Córdoba, Veracruz para retomar la preocupación de la comunidad por los daños derivados de la explosión en incendio de la formuladora de plaguicidas Anaversa, que en mayo pasado cumplió 24 años.  Se reúnen los resúmenes de las conferencias presentadas por especialistas en problemas ambientales desde los puntos de vista de las ciencias biológicas, químicas, médicas y de los derechos humanos.

El número completo de El Jarocho Cuántico 51 lo puedes leer aquí Jarocho51

El Jarocho cuántico 50. Guattari: un proyecto de subjetividades

Nos hallamos ante un pensador donde conviven el teórico, el psicoanalista y el militante. De ahí que su obra resulte en cierta forma inclasificable. Lo que distingue a Guattari es su manera de cuestionar y superar el divorcio entre el campo de la producción (estudiado por la economía y las ciencias sociales) y el campo del deseo (estudiado por el psicoanálisis).

Jarocho50

El Jarocho Cuántico 47: Cartografía y sustentabilidad

Sirvan los artículos de este Suplemento para mantener en nuestro interés, una cartografía que nos permita identificar problemas, imaginar y proponer respuestas en vinculación con la perspectiva de las poblaciones locales para la gestión del territorio, a los problemas socioambientales que padecemos y para cumplir el objetivo muy necesario del fortalecimiento de nuestra identidad y la conservación de nuestro patrimonio biocultural. Este número fue preprado por académicos y estudiantes de la Universidad Veracruzana Intercultural (UVI).

El Jarocho Cuántico 47: Cartografía social y sustentabilidad

El Jarocho Cuántico 41: Ciencia, pseudociencia y ética

Desde su origen, el modo de conocer de la ciencia moderna

se ha establecido mediante una confrontación constante con

las supersticiones, las creencias religiosas y el pensamiento

mágico. Si bien el mito, la religión y la superstición cumplen

funciones sociales que se presentan en todas las culturas,

y sus formas codificadas frecuentemente aluden a hechos

objetivos (la aparición de un cometa, por ejemplo), su verdad

y validez no están sujetas a la verificación lógica o empírica,

como en el caso del conocimiento científico. Por el contrario,

su validez se sostiene en el principio de autoridad (porque

la Biblia así lo dice) o la fe (porque así lo creo y ésa es mi

verdad).

En la actualidad aparecen formas para explicar los fenómenos

naturales, o sociales, que se dicen científicas y hacen uso

libre de términos tomados de textos científicos, intentando

revestirse de credibilidad, cuando en realidad se trata de propuestas

y explicaciones falaces y equívocas, incurriendo en lo

que se denomina pseudociencia. Con frecuencia incurren en

estos equívocos personajes que ostentan títulos académicos

que los acreditan como científicos, lo cual les da un alto grado

de credibilidad ante la sociedad, lo que resulta muchas veces

en la aceptación colectiva de falacias que se revisten de cientificidad.

Sólo hay que recordar las recientes “predicciones” de

la ocurrencia de un “megaterremoto” en territorio mexicano,

realizadas por individuos pertencientes a un supuesto instituto

de investigaciones, de acreditación dudosa.

El Jarocho Cuántico 41, ciencia, pseudociencia y ética